sábado, 20 de noviembre de 2021

Niñez sin infancia


 Amanecer de ensueño por el frío de octubre.
La niña con sus ojos me causa la tristeza
migajas cobijadas, pétalos de pobreza,
que los jirones rotos la ropita recubre.

Las zapatillas grandes sobre su pie no cubre
en esta madrugada, la falta de riqueza.
detrás de rayos tibios de un sol con fortaleza.
 Mi niña sin infancia, palidez que descubre...

Vendedora de panes, entre tus tiernos brazos
llevas una canasta de mimbre que cimbrea
y con ella,  mi asombro como si fueran lazos.

El aroma crugiente de la masa golpea
la ventana , que guarda lerdos los puñetazos
sobre la mesa dura. Feliz en su tarea.

 

Amalia Lateano


No hay comentarios: