jueves, 1 de octubre de 2020

BARRILETE EN LA ALTURA


Tarde antigua con sabor
 a torrejas con  azúcar.
 La taza con cascarilla
 humeante y profunda...
Añeja se adormecía
en la caricia desnuda
o la mirada perdida
perdida tras la columna
de una niña que crecía
siempre tras de tu cintura.

Lento llegó el mediodía
que trajo tanta ternura
y la tersura en la piel
suave como la llanura.
Llegó el amor tras la reja
( poco duró la clausura)
y tu piel, la que hoy añoro,
halló escondida hermosura.
Fue el tiempo de tibia siembra
de los hijos de la espuma.

Al buscarte en los retratos
los rostros... Tiene la luna...
Vuelo sereno y cercano
ya lejano de amargura.
Siempre la tarde rodea
para que brille tu altura.
Lenta se viene la noche
barrilete sin pavura.
La vida pendió de un hilo
y te abrazó la frescura.-

Amalia Lateano
 @ Registrados
 


No hay comentarios: