Google+ Badge

jueves, 8 de febrero de 2018

Amado niño

Me acontece en otoño
casi a final de junio en el ocaso,
de pinos sin retoño
que me asolan recuerdos, por si acaso.
Tu voz, amado niño, del ambiente;
apenas lo atribuyo
Bellas brisas de arrullo
que tiemblan, de repente.
Me parece que escucho ese murmullo:
Plenos de mil candores,
con pájaros cantores,
del misterioso tiempo.
Es un tinte de luz, en la penumbra.
Un beso que a destiempo
tan fugaz se vislumbra.
Hijo Amado, mi bello querubín
que con tus verdes ojos,
 quedaste en mi regazo,
pluma de mis antojos
No estás y lo aseguro
en donde pongo flores ...
 Dios,  pidió un serafín.
Me sostiene, la vida de tu abrazo,
y el viento, que golpea entre lo oscuro
de una lágrima, trae resplandores.-

Amalia Lateano
@ Registrados 
 Argentina

No hay comentarios: