Google+ Badge

sábado, 18 de abril de 2015

Manos de hiedra - Soneto octonario






Nada como su suspenso... Nunca fue como el instante
tibio de besar tu boca cuando la sala enmudece,
que la tensa calma humana con nimiedad reverdece
a tiempo calló la orquesta, con acorde deslumbrante.

Entonces partiste solo, siempre la vista adelante
sin mirarme ... Tanta bulla cerca me rejuvenece.
Tu paso que se escuchaba lejos no me fortalece
con el nirvana estrellado que reluce vigilante.

Bajé como una sonámbula esta escalera de piedra
con la fuerza, mi profunda aventura que aún solloza.
Todo es casi una sombría queja que el perfil disuelve.

 La oscura  avenida suena en el griterío que envuelve
a curiosos transeúntes ansiosos. Alguien se emboza...
Por si no creyese veo tus finas manos de hiedra.

Amalia Lateano
@ Registrado

Óleo de Leonida Fremov

7 comentarios:

lichazul alqantar dijo...

que delicioso poema Amalia
enhorabuena
me encantó

abrazos y buen fin de semana

Julia L. Pomposo dijo...

Noconocía tu blog ni había leído nada tuyo, pero si me lo permites, seré tu seguidora porque me ha gustado lo que he leído.
Un caluroso abrazo

Tribu amada dijo...

Licha.
Mi querida amiga es un deleite saborear
este comentario que me dejas.


Mi cariño sincero.

Amalia

José Manuel dijo...

Precioso poema lleno sentimiento.
Gracias por el comentario en tu visita a mi blog.

Besos

Tribu amada dijo...

Amigo José Manuel:
Lleguen mi cariño agradecido

Amalia Lateano

Lyliam dijo...

Querida Gala, que alegría encontrarte en mi blog y aquí, siempre con tu poesía tan maravillosa. Hoy te veo en ella aferrándote a un pasado que se ha ido, como tantas cosas amiga. Intensidad en tus palabras, dejando huella en quién te lee poeta. Un montón de abrazos con cariño.

Tribu amada dijo...

Muchas gracias Lyliam :
sabes que cuesta salair cuando se pierde lo que has llevado en las entrañas, de a poco me estoy reponiendo.
Un gran abrazo.
Mi alegría es enorme al leerte.

Amalia