Google+ Badge

lunes, 28 de septiembre de 2015

Premio otorgado Por el Foro Poesía a Medianoche. Agosto


CAMPO DE MUERTE



Será resurrección de mi conjuro

no va a dejar la senda de la Paz.

Y el  asesino cree ser capaz

de sembrar entre muerte, su seguro.



Piensa además, que lucha por lo puro

sin dejar que lo asombre lo veraz,

porque tiene  poder : ser suspicaz

para ofrecer dolor en el apuro.



La vida vale poco, casi nada...

Vale el oro que paga en su mercado

porque ése es el metal que lo convoca.



Creo que la labor ruge sagrada.

pero cualquiera tiene el resultado

La vida es propiedad de  lo que toca.-

 Amalia Lateano
@ Registrado

Misteriosa Espera.



Ascóndita he mirado la belleza,
con ella misma en humo de la inerte
incertidumbre. Siempre es por la suerte
que va  engañada, mágica grandeza..

Podré aspirar la esencia o la agudeza.
Son vanos sortilegios que pervierte
mi alma, que por temblor sutil de muerte:
Será tu hambre, tu sed y tu tristeza...

Para saciar el hálito de ahora
Mis pasos buscan otra residencia.
¿Será lágrima o día del que llora?

Envoltura terrena por carencia
de caricias robadas que se empalma.
Es llamada quejosa de tu ausencia...

 Amalia Lateano
 @ Registrado

Secreto en crucigramas - Soneto Blanco

Los jóvenes con música divierten
si el violín, con su magia, por la tarde
marcara retumbante tras la puerta,
 aquel dulce momento de acordar.

Un instante... Entusiasmo que se olvida
si es nuestro se sabrá no bien callado
al guardar el secreto en crucigramas
con voces extranjeras, que elogié. 

Música que acompaña la perpetua
 lisonja de vivir en  balanceo.
Requiebro de existir entre tus ojos...

Siempre un cielo. Una voz que  descreí
Siempre algún beso y otro que ahogué
Ay Dios! y el mal recuerdo conocido.


 Amalia Lateano
@ Registrado

Tercer Premio en Poesía a Medianoche


lunes, 21 de septiembre de 2015

PÉTALOS DORADOS

Movida candileja, la ventana
si cae dulce lluvia en la vereda,
vigor de mis tocados, deshereda
el fiel espejo triste en la mañana.

Un viento sibilante en la persiana
rechaza la cortina que remeda.
Mi cuerpo cimbreante por la seda
parece tu amatista tan temprana.

Amante de los trinos, aprisiona
mi mano con tu brío, sí, razona...
Seré la luz, pasión de los cerrojos.

Ausencia dolorida que medito,
estampa de tu piel que necesito:
Los pétalos dorados de tus ojos.

Amalia Lateano
@ Registrado

martes, 8 de septiembre de 2015