Google+ Badge

jueves, 22 de noviembre de 2012

PENUMBRA (Fractal galaico)


Como la hiedra sola en la penumbra


-variados verdinegros-


le surge la esperanza


en el río morado,


en el latir prendido


del farol de la esquina


con olor a laureles,


que con su luz cansina nos alumbra.





Entre besos la noche se dormita.


No se escuchan los ecos


No aparece la luna.

Enmudece la sangre.

Solloza una guitarra.

Se pierden los rincones

 
penas enmohecidas.


Acaso hasta la soledad transita…


Amalia Lateano

PREMIO CONVERGENCIA POETICA

MUCHAS GRACIAS COLEGAS ESCRITORES POR VUESTRA GENEROSIDAD.
Amalia Lateano


miércoles, 21 de noviembre de 2012

MURMULLOS


Hoy asida a la noche proliferan murmullos
con sus manos de luces y sus rostros amantes
son palabras furtivas que semejan gigantes
cuando por la  mejilla me dejan sus arrullos.

Del fantasma  enclaustrado con sus dulces capullos
continuas son las rosas que se acercan triunfantes
 para inflamar  la noche, sugestivos  brillantes
sobre el aura encantada de los propios orgullos.

Si el alba nos dijera  que todo es ilusión
que las sombras completas no dejan su camino
para que  nunca  pueda confinar  la tibieza.

Será con sus fulgores invisible tesón
de  amores arrogantes como si repentino
el suspiro soñado difunde  su belleza.

 AMALIA LATEANO

martes, 20 de noviembre de 2012

LA RUTA (PANTUM)

LA RUTA (PANTUM)

Al caminar la ruta de los otros
asumo sus rutinas y sus miedos
porque cada uno cabalga en los potros
con un sol apretado entre los dedos.

Asumo sus rutinas y sus miedos.
Fantasmas de las horas más amadas
con un sol apretado entre los dedos
se escapan alegrías por confiadas.

Fantasmas de las horas más amadas
nos vamos con caballos de locura,
se escapan alegrías por confiadas
en  ráfagas acaso de ternura...

Nos vamos con caballos de locura
a sueltas rebeliones tan perdidas
en ráfagas acaso de ternura
se  desdibuja en  niebla tu figura...

 AMALIA LATEANO

miércoles, 14 de noviembre de 2012

LA MÚSICA (MADRIGAL)



 La música que suena  
 sin fin en la ribera desbordada
que del río semeja  una cascada
se pierde entre colores.
Es de tanta  belleza por la sombra
 que como suave  alfombra
acalla los sonidos de rumores.
La música que suena
para lucir el brillo de la escena.

Amalia Lateano

Mil razones- (Soneto)

Me paso muy frecuente por los días
que me quitan la ropa que me tapan
tengo toda la piel por donde empapan
tus miedos ensombrecen mis manías.

Voy a cambiar mis ansias en porfías
por ver si conocer es que las rapan...
De este modo sabré si se solapan
o se resguardan dentro en  abadías.

Reconozco que tú eres el experto
para saber guadar en  el humor.
Tienes maña, seguro en tus pasiones...

Pero mi escueto juicio es más incierto
para hacerme la  bella como flor
y así ocultarte más de mil razones.

 

 Amalia Lateano

lunes, 12 de noviembre de 2012

AGONÍA (Soneto Cautivo)



Las aguas están quietas.
Espejo de mi espíritu sagrado
porque siempre decide el esperado
sendero que lustroso va en cartas indiscretas...

He visto desde el llano, ocultas y secretas
marcas  que del guijarro se ha encontrado.
Hombres junto a la arena lo han marcado,
colocado etiquetas.

Es parte del tablero que me atrapa.
Célula perfecta  de otro mundo no soñado
que brilla  entre la azul cosmogonía.

No me desangraré hasta hallarte aunque se agazapa
en todos los minutos lo he esperado,
detrás de mis ensueños, maltratada agonía.

Amalia Lateano

sábado, 10 de noviembre de 2012

RELOJES ( HEXADECASÍLABOS)





 Sus relojes se pararon en horas desesperadas

cuando la tierra suscita lo firme porque gozado

despierta el genio dormido, sin prisa se habrá venido

con los collares de sueños, sus ilusiones dormidas

despertaron ansiedades con qué dolor me has hallado

entre los breves lamentos febriles que las heridas

han callado con su sorna todo lo que prohibido

sentían fieles amantes de aquellas gemas doradas.





 Amalia Lateano


jueves, 8 de noviembre de 2012

SONES DE CAMPANAS


Al oír fuertes sones de las naves

que sacuden los diablos de las plazas

pienso que se hablarán en amenazas

 para sacar lo malo como claves,

entre gárgolas míticas, en llaves

cerrados los candados de  razones

para guardar las graves confesiones

motivaciones duras venerables,

livianas  pecadoras lamentables

que  las aguas benditas son sus dones.
 
 Amalia Lateano