Google+ Badge

jueves, 22 de marzo de 2012

INESPERADO

Entre las piezas del trebejo de un horizonte de madera

una brisa de muerte ha asolado el tablero.

No han sido las piezas del orfebre

que las pulió con sangre y despojos.

Vinieron de las gárgolas repulsivas desde catedrales

lejanas, desde las basílicas del dolor.

Al alba, cuando se despiden los amantes

y las sombras furtivas desaparecen

entre los adoquines de las callejas oscuras.

Cuando se sienten piedras en el pecho

como un miedo adormecido que espía la tristeza.

Entre las células que se van enfriando

por la búsqueda infinita de la muerte

encuentro la tibieza que aún queda de la vida.

En este fatal devenir del tiempo que te lleva

que proclama que no me perteneces, amor,

en la hora enferma que te invoca..

Con un resentimiento de epitafios

que no es más que un rito de sospechas.

Un aullido callado de loba,

Un rencor inferido de relojes

para acallar la hora que acecha

tras las cortinas,

por todos los rincones

y se esconde en el féretro

como una gota de sangre que aún tiembla

en inexplicable cordura.

Escucho el cuervo que grazna sobrevolando mis manos

Y mis ojos rechazan los códigos del tiempo y la sensatez.-


AMALIA LATEANO


2 comentarios:

AMBAR dijo...

Bueno, parece que refleja tristeza, pero toda marcha duele, y cuando a alguien perdemos se lleva un trocito de nosotros mismos.
Un abrazo.
Ambar.

AMALIA dijo...

Si. Un gran pérdida física, nunca espiritual porque está en mi corazón como siempre.
Aferrado a mi sangre y a mis latidos.
Un beso agardecido
Amalia