Google+ Badge

martes, 14 de diciembre de 2010

CLOTILDE (cuento real)

CLOTILDE
Empujando un carrito Clotilde arremetió la puerta apenas entrecerrada. Abrió las cortinas del amplio ventanal que tenía su vista al patio donde  los jacarandaes chispeaban sus celestes flores con el matinal  cielo despejado.
Y con voz de trueno dijo: - ¡Hola, hola! ¿Cómo amaneció mi consentido amigo preferido?
- Entre dos luces, es como me siento. Una es el sol, en el cielo, y la otra  camina a mi lado. 
Era víspera de navidad y hasta los jazmineros estallaban con más perfume desde el jardín.
 _Y emitió una tos ronca...
-¿Quién yo? jajaja, ¿y Ud. cómo  me ve?. A ver… Déme el bracito… -
 Y con maestría puso el tensiómetro. Y le colocó sin decir más el termómetro en la boca.
Luego anotó en la planilla que colgó nuevamente a los pies de la cama.
--Bueno, ahora viene lo más lindo…Voy a bañarlo.
 Lo desnudaré, muchacho y no se oponga!!

- No. No me voy a negar… ( Y volvió a toser). Soy todo tuyo…

Ella con cuidado le saca la inconfundible bata del hoapital, que tiene el logo bordado, y en una fuentón rojo remoja la esponja en un líquido  jabonoso. Lo sienta con delicadeza y le restriega suavemente el pecho, el cuello, la espalda, los brazos,  y las manos.
Con una jarra  le lava la cabeza, despaciosamente.
Lo seca bien y lo vuelve a recostar  muy lánguidamente en la cama.
Bueno muchachito, te lavaré   las piernas… - le dice, y con segura delicadeza procede a la higiene.

- Bueno, cuando digo que
  lavo todo, lavo todo. A ver el pajarito
          --Y si queries, puede  hacerlo… Pero no tengas cuidado porque  no canta
 Jajaja, _ríe Clotilde… _¡Y si se despierta!  ¡Me puede sorprender como tantos otros! –y larga una sonora carcajada.
 -No. ¡No creo!, ya está completamente caído. Hace tanto tiempo   que no canta…-
Sin embargo, mejor que no hable… debe tener muchas historias… jajaja _rió la enfermera.
- Algunas...  pero son  historias muy viejas. Viejas  y muertas como yo mismo.
--No hables pavadas. Vos no estás muerto, muchachito...

- Estoy muy cansado. No quiero vivir….-
-Vamos, vamos, deje de pensar en cosas tristes. Ponga voluntad, mi amigo.

- No tengo ganas…me siento desganado…
La enfermera guardó todo y cuando se disponía a irse, el anciano le tomó la mano y la apretó muy fuerte.

Lo miró y vio que tenía los ojos cerrados. Y notó  paz en su rostro. Ni un suspiro ni un gesto. Ni un estertor. Nada.
Clotilde sonrió amorosamente. Se inclinó a besar su frente. Apagó las máquinas, le quitó las agujas del brazo delgado y flácido. Se enjugó una lágrima y con mucho brío empujó el carrito fuera de terapia intensiva.
En el pasillo miró el Pesebre que habían armado con sus colegas y se largó a llorar.
 AMALIA LATEANO
Copyright ©
DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS






15 comentarios:

Gustavo dijo...

Hola Amalia que tal. Interesante el cuento. Aunque n poco triste al final. Si no, quien sabe, podria surgir una historia de amor yllenarlo al anciano de nuevas esperanzas no? Esas tantas donde los pacientes se enamoran de las enfermeras jaja
Te mando un abrazo y que tengas buena semana. Chau

Mauricio Rey dijo...

Que linda historia contás!
Es...la brevedad de la vida!

Besos

Charo Bustos Cruz dijo...

Querida Zarina...me has emocionado...

Un abrazo con el cariño de la amistad.

_Charo Bustos Cruz_

reltih dijo...

UFFFFFF, QUÉ TRISTE...
BESOS

Narci dijo...

Triste historia, Amalia, sin embargo, la ternura acompaña a la muerte en este caso, y seguro que el "muchachito" murió feliz y alborozado por las bromitas de su enfermera.

Besos

Eliane dijo...

Me sorprendistes con este cuento! Muy bueno, me gustó mucho.
Un gran abrazo

El Gaucho Santillán dijo...

Es la vida.

A veces, la realidad nos muestra una cara triste, aunque natural.

Al menos, trascendiò tranquilo.

Un abrazo.

zarina dijo...

Oh... GUSTAVO!!! Si me pusiera a escribir sobre amoríos y camillas.. ni el Sacristán se salva!!! jajaja
Muchas gracias por estar en mis creaciones, acompañándome. Besitos navideños!!!
Amalia

zarina dijo...

Oh... Sí, Mauricio. ES LA VIDA. Unos nacen, otros mueren...
Siento entusiasmo
al leer este sublime comentario que,
viniendo de una autoridad como tú,
ciertamente me llena de alegría.
Muy agradecida, querido amigo.

Besitos navideños
Amalia

zarina dijo...

CHARO!!! qué alegría encontrarte!!

Hermana, gracias por todo.
Es motivo enriquecer
los golpes bajos, la pena
con cuentos para vencer…
Besitos navideños.

Amalia

zarina dijo...

RELTIH: ese ufffff, significa que te emocionaste o te cansé???
Y bueno...

Te lo digo en estos versos
Mucha suerte y mil saludos
Recibas como pretexto
Con besitos navideños
Te saludo con afecto.

Besitos navideños
Amalia

zarina dijo...

Oh... NARCI,
eL ACOMPAÑAMIENTO A LOS ENFERMOS TERMINALES es muy especial... Para mí son personas muy especiales.

Estoy muy agradecida
Te lo digo en estos versos
Mucha suerte y mil saludos
Recibas como pretexto
Con besitos navideños
Te saludo con afecto.

Amalia

zarina dijo...

Amiga del Alma ELIANE:

Tengo muchos cuentos... Los bajé en pendrive... y necesito ayuda de mis hijos para abrirlos.
Ya los publiqué en " Los Caminos de Juana".
Este año voy a ponerme a escribir Cuentos.
BESITOS NAVIDEÑOS
AMALIA

zarina dijo...

Gracias El Gaucho Santillán:
Tú lo has dicho: ES LA VIDA.
Besitos navideños cargados de fuerza y vitalidad.
Cuidate
Amalia

Mauricio Rey dijo...

¿Autoridad?
Soy un escriba Amalia!
SALUDOS!!!!!