Google+ Badge

miércoles, 30 de diciembre de 2009

CARICIAS ( Soneto )





CARICIAS

Me deslumbran tus manos de trasiego
y la arcilla total de tus raíces.
Van asomando al cielo sus matices;
arcanos que definen este ruego.


Música celestial en el concierto,
se vuelve tierna amiga, la mirada,
porque el Hombre se eleva de la nada
como una melodía de lo incierto.

Por ser ruego cordial, tan sutilmente
un pétalo de luz. Es una flama.
Es un fluir de armonía transparente,

deseando el momento de ser llama.
Busca el latido fresco solamente
y espera estremecerse con el alma.

AMALIA LATEANO

29 /diciembre 2009
.

lunes, 28 de diciembre de 2009

TRÍPTICO

I-
Hoy llueve.
Y todo me hace pensar que es invierno.
Hablo del alma.
Las horas
Como doncellas declinando mudas.
Vírgenes. Patéticas e intactas .
Como jóvenes
dormidas en el tedio.
Sin que el dulce ardor primigenio
que estremece a los duendes
huya, inaugurando prodigios.
Esta lluvia
envejeciendo como mi esencia...
Cae.

II

Todo es vano.
Hoy la música no tiene el poder
de dar vida.
Es de tinieblas el camino.
En los gestos de todos
voy presintiendo despedidas.
Amargos adioses.
Definitivas separaciones que no entiendo.
La lluvia me penetra
y me adormece toda.
Es invierno.
Hablo del alma.

III

Tu ausencia
hace menos dolorosa
mi partida.
No he de olvidarte
aunque me vaya.
Desde los jazmines,
entre las madreselvas,
amparándome
en el follaje
de las gardenias...
Estaré con tu sombra
como estás
en la mía.

Amalia Lateano

miércoles, 16 de diciembre de 2009

RECUERDO Soneto


He advertido cruzar en acechanza
en la hora rezagada, la neblina
llevando celebrada por mezquina
un anhelo intangible: la añoranza.

El corazón perdura pero  afianza
con  las yemas lozanas... cristalinas...
 Simple gozo hendidura que tan fina
por  la suerte vital de la esperanza.

¿Será ese lanzamiento entorpecido
que amasa el receptáculo o la aurora
el tesoro más lento por pausado

del hombre que en la tierra es sostenido?.
No obstante, tras la sombra por traidora
se esconde el corazón esperanzado.


AMALIA LATEANO

martes, 15 de diciembre de 2009

CORAZÓN AMADO

(Versos alejandrinos)
Alojada habitando tu corazón amado,
busqué tu fortaleza pujante y decidida.
En actitud amable, templada y redimida,
me proteges a diario. La angustia no he rozado.

Transformaste mis días en feliz primavera,
brindando tu caricia, robando mi inocencia.
Te miro en el instante, gigantesca presencia
perfumando las horas, desnudándome entera.


No temo las maldades. No siento la arrogancia
De la muerte que ronda por todas las calzadas.
Aferrada a tus brazos. Castillo de abundancia.

Luminosas estrellas a tu muro adosadas.
Aspiro la certeza con toda la fragancia
porque al Amor se funden caricias anheladas .

AMALIA LATEANO

domingo, 13 de diciembre de 2009

PEDIDO



Pedido

Abuelito, cuéntame
un cuento de Navidad.
Que tenga música de angelitos
y voces de estrellitas…
Un cuento para que lo escuchen
Los nenes de la Villa.
Uno sólo, bien fuerte,
que sepa a mazapán,
a buñuelos de manzanas,
a torta de chocolate.
Un cuento, abuelito
Para que ellos sepan
Que la noche buena
Es buena para todos.
Y que lo que importa
Es que estemos juntos,
Abrazados, en familia.
Te traeré las pantuflas
Y si quieres los anteojos
Pero dale:
- ¡cuéntame un cuentito!…
Aquel del Niño Dios
Que nació en el pesebre…
Si. !!
Yo abriré la ventana
Para que todos escuchen
Esta historia bonita
Porque nos hace buenos
Compartir…
Y es Navidad….

AMALIA LATEANO

sábado, 5 de diciembre de 2009

MI AMOR (Décima espinela)


AMOR

( Décima espinela)


Cuando quiero revivir
en punción más que bonita,
siento que soy tu alhajita
con tus besos para unir.
Di, mi amor, como seguir
viviendo con la abundante
dicha de sangre, vibrante
de tu amor prometedor.
Eres pasional Amor
-deja, mi amor, que lo cante...

AMALIA LATEANO

jueves, 3 de diciembre de 2009

SONETO EN LA MENOR

He conocido el mar y la montaña,
rocé el celeste desde el ras del lino,
la irresistible sombra de aquel pino,
porque me protegió en caricia extraña.

Es tu presencia amada, tan querida,
la que me acerca al pliego de la infancia
y me trae de nuevo la fragancia
de los mejores años de mi vida.

Te enseñamos a darte gota a gota,
como torrente de agua de la fuente
que entre flores y rocas salta y rota.

Unidas por la sangre, eternamente,
serena mi sonrisa en labio brota,
al pasarte la mano por la frente.

AMALIA LATEANO

martes, 1 de diciembre de 2009