Google+ Badge

domingo, 30 de noviembre de 2008

DIVAGACIONES


DIVAGACIONES SOBRE UN TEXTO DE BORGES:

Los justos

Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.( OH, LOS ROSALES Y LOS JAZMINES!!.)

El que agradece que en la tierra haya música.(ME DESPIERTA EL GORJEO DE LOS PÁJAROS )

El que descubre con placer una etimología.(AL FIN PUDE COMPRENDER LO QUE SIGNIFICA "PODER")

Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.( EL JUEGO RETRASA A LA MUERTE)

El ceramista que premedita un color y una forma.(EL CUENCO CONTIENE A MIS JAZMINES DE PRIMAVERA)

El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.(SEGURO QUE ME AGRADA)

Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.(SI ES DE NOCHE Y BEBIENDO VINO, MEJOR)

El que acaricia a un animal dormido.(ES TAN DULCE Y MIMOSA...)

El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.( SERÁ POR AMOR?)

El que agradece que en la tierra haya Stevenson.(UNA Y MIL VECES, AGRADEZCO )

El que prefiere que los otros tengan razón.(ESCONDIDA TRAS LAS LÁGRIMAS)

Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.( LA ALEGRÍA ESTÁ EN LA CANCIÓN)

Borges.

sábado, 29 de noviembre de 2008

EL VIAJE




EL VIAJE

Cuando parta hacia la otra orilla
Le pediré a Caronte, el Barquero,
Que reme lentamente, sin prisa,
Porque aunque no desespero
Busco un viaje silencioso.
Sin aventuras. Prometo ser sumisa
No recelaré de las aguas oscuras.

Es más: Disfrutaré de las tinieblas
Porque la luz de los que amé
Me escoltará apartando las abyectas
Figuras espectrales.
Mientras en lo alto
Mantendré mi pensamiento feliz,
Al mismo tiempo que una extraña sensación
Invadirá mi espíritu
ya sin cuerpo.

Muy a pesar mío:
No encontraré a nadie, ya lo sé,
Si no los cargo en mi alma.
El que me honra, estará en mí.

De lo contrario: Perderé la ruta.
Debo andar con cuidado
No debo apresurar el viaje.

Mejor que dure muchos años
Y sea vieja cuando arribe.

Seré rica con lo que he ganado
Por los recuerdos
Sin esperar que Caronte
Me recompense.

Al Hado, en el cual no creo,
Le debo el maravilloso viaje.
Sin él no habría iniciado el camino
Y nada ni a nadie tendría para ofrecer.

Si llevo poca carga
Es porque no la necesito.
Hoy tampoco.
Soy muy rica en experiencias:
Comprendo qué significa ser sabia.

Consumada la partida, reflexiva o no,
En la ciudad que peregrina conmigo,
Concluirá el plazo.
Consumido el tiempo que me fue dado,
Si no alcanzo la riqueza
Que da el conocimiento,
No habrá nuevos puertos
Y todas las despedidas me serán inútiles.

Recorreré otro mar, y otro país y
En otra ciudad mejor que ésta me afincará
La muerte. Me acunará como a una niña.
Indivisibles mis esfuerzos son una censura
Para este casi muerto corazón.
¿Hasta cuándo podré, aquí, abatirme?

Donde te busque, cualquier cosa que observe,
Advierto las negras ruinas de mi vida
Donde he dilapidado tantos espacios,
derrochados, devastados absolutamente

No hallaré otra tierra, otro océano.

La ciudad que no es mía me perseguirá.
Caminaré las otras calles,
Envejeceré en los desconocidos
Territorios, nuevamente
En cada vida que me es dada.
Aquí terminaré de romper mi máscara
Y no espero nada mejor.
No hay barco para mí, no hay calle.
Volveré a la vida,
En esta angosta esquina de la tierra,

Para volver a construir el mundo.--

jueves, 27 de noviembre de 2008

Delante de mí...







Delante de mí
Está su hombro izquierdo
Y veo su cabeza inclinada.
Eso día tras día
Me hace besar sus ojos.

Cerca de mí está su hombro derecho
Y huelo el perfume
De sus largos y oscuros cabellos.
Eso siempre
Me hace acariciar el silencio.

Delante de mí está
Su dulce sabor de ausencia
Con sus brazos extendidos.
Eso me hace caricias en el alma...

Y para alegría de todos
Se abre la puerta.
Regresa desde lejos,
Y eso siempre es un milagro.
 
       AMALIA LATEANO



martes, 25 de noviembre de 2008

LA FLAMA


La Flama

Nos refugiamos en el silencio de los jazmines.
Nos invade el perfume de las flores de azahar.
Es un torbellino tanta magia de fragancias
Que en tropel sorprenden las horas trotando
A nuestro alrededor. Escuchamos el galope
De nuestros corazones y al rozar nuestras
Bocas se estremece nuestra piel.
El sabor de nuestros labios nos enloquece
Y ensordece todos los sentidos.
Nos quemamos en el mismo fuego.
Es la pasión que nos consume
como ascuas ...
Somos una sola flama.-