Google+ Badge

sábado, 29 de noviembre de 2008

EL VIAJE




EL VIAJE

Cuando parta hacia la otra orilla
Le pediré a Caronte, el Barquero,
Que reme lentamente, sin prisa,
Porque aunque no desespero
Busco un viaje silencioso.
Sin aventuras. Prometo ser sumisa
No recelaré de las aguas oscuras.

Es más: Disfrutaré de las tinieblas
Porque la luz de los que amé
Me escoltará apartando las abyectas
Figuras espectrales.
Mientras en lo alto
Mantendré mi pensamiento feliz,
Al mismo tiempo que una extraña sensación
Invadirá mi espíritu
ya sin cuerpo.

Muy a pesar mío:
No encontraré a nadie, ya lo sé,
Si no los cargo en mi alma.
El que me honra, estará en mí.

De lo contrario: Perderé la ruta.
Debo andar con cuidado
No debo apresurar el viaje.

Mejor que dure muchos años
Y sea vieja cuando arribe.

Seré rica con lo que he ganado
Por los recuerdos
Sin esperar que Caronte
Me recompense.

Al Hado, en el cual no creo,
Le debo el maravilloso viaje.
Sin él no habría iniciado el camino
Y nada ni a nadie tendría para ofrecer.

Si llevo poca carga
Es porque no la necesito.
Hoy tampoco.
Soy muy rica en experiencias:
Comprendo qué significa ser sabia.

Consumada la partida, reflexiva o no,
En la ciudad que peregrina conmigo,
Concluirá el plazo.
Consumido el tiempo que me fue dado,
Si no alcanzo la riqueza
Que da el conocimiento,
No habrá nuevos puertos
Y todas las despedidas me serán inútiles.

Recorreré otro mar, y otro país y
En otra ciudad mejor que ésta me afincará
La muerte. Me acunará como a una niña.
Indivisibles mis esfuerzos son una censura
Para este casi muerto corazón.
¿Hasta cuándo podré, aquí, abatirme?

Donde te busque, cualquier cosa que observe,
Advierto las negras ruinas de mi vida
Donde he dilapidado tantos espacios,
derrochados, devastados absolutamente

No hallaré otra tierra, otro océano.

La ciudad que no es mía me perseguirá.
Caminaré las otras calles,
Envejeceré en los desconocidos
Territorios, nuevamente
En cada vida que me es dada.
Aquí terminaré de romper mi máscara
Y no espero nada mejor.
No hay barco para mí, no hay calle.
Volveré a la vida,
En esta angosta esquina de la tierra,

Para volver a construir el mundo.--

1 comentario:

Anónimo dijo...

Permiteme que ponga TU POEMA en mi blogs.
Es magnifico.
Mandrala