Google+ Badge

jueves, 27 de noviembre de 2008

Delante de mí...







Delante de mí
Está su hombro izquierdo
Y veo su cabeza inclinada.
Eso día tras día
Me hace besar sus ojos.

Cerca de mí está su hombro derecho
Y huelo el perfume
De sus largos y oscuros cabellos.
Eso siempre
Me hace acariciar el silencio.

Delante de mí está
Su dulce sabor de ausencia
Con sus brazos extendidos.
Eso me hace caricias en el alma...

Y para alegría de todos
Se abre la puerta.
Regresa desde lejos,
Y eso siempre es un milagro.
 
       AMALIA LATEANO



1 comentario:

Pepe Galindo dijo...

Hola amiga Amalia......me ha gustado tu poema......ya me contarás.....a que niña te refieres, en ese amor que le dedicas.